Gold of the Desert Kings


"Gold of the Desert Kings®, una actividad de capacitación internacional para los profesores del Colegio.

El viernes 2 de marzo de 2012 se realizó, dentro del programa de capacitación continua del personal docente del Colegio, una actividad de capacitación internacional con la empresa canadiense Eagle’s Flight, cuyo representante en nuestro país es Luis Troccoli, padre de familia del Intisana.

A decir de la empresa y respecto a esta actividad:

"Gold of the Desert Kings® comprende esfuerzos X productividad. Los participantes son colocados en circunstancias con tiempo y recursos limitados y deben contar con su equipo para alcanzar sus objetivos. Sin planificación y sin la utilización eficaz de las informaciones, los equipos gastan la mayor parte de su tiempo "corriendo" en vez de alcanzar resultados productivos.

Las presiones y la ansiedad vivenciadas en Gold of the Desert Kings ® son semejantes a aquellas vivenciadas en el ambiente de trabajo. Los participantes trabajan con plazos, pérdida de recursos, puntos de visión diferentes y presiones; para hacer algo mientras intentan realizar los objetivos del equipo."

A continuación les presentamos una breve reseña de las experiencias de uno de los participantes, el profesor Fabián Chávez.

¿HALLASTE TU ORO PERSONAL?

Imagina que estás en el desierto. ¿Tu misión? Viajar a través del mismo, con recursos limitados y a merced del inclemente y cambiante clima, en busca de un mítico tesoro: el oro de los reyes. Tienes 25 días para cumplir tu objetivo.  Inicia el trayecto, la alegría y el ánimo de los miembros de la expedición son elevados. Los primeros días arrojan resultados positivos, se avanza sin mayor inconveniente, pero al llegar a un determinado tramo, es momento de enfrentar riesgos y tomar decisiones. Se discuten posibilidades: unos desean continuar, algunos dudan, y otros sugieren retornar al punto de partida para salvar la vida. Se opta por la última opción. No se consigue cumplir el objetivo pero se reflexiona acerca las medidas adoptadas. ¿El resultado? La planificación fue a corto plazo e insuficiente, y el temor al riesgo fue evidente ante la carencia de recursos.  

Es así como transcurre un juego organizacional denominado “El oro de los reyes del desierto”, actividad en la cual un grupo de profesores del colegio obtuvo valiosas lecciones, para muchos desconocidas y para otros tal vez olvidadas. Todos los grupos enfrentaron el reto de ir en busca de aquel oro, y al final del juego cada participante pudo hallar al menos una parte del tesoro. Aquí intentaremos compartir al menos un poco de dicha fortuna:

1. No temer a lo desconocido. Al igual que en el desierto, nuestra vida está plagada de innumerables obstáculos y etapas inéditas. Nos sentimos seguros en la zona de confort y procuramos evadir dichas etapas o simplemente “jugar a lo seguro”. Cuando esto sucede, olvidamos que lo valioso de estar vivo consiste en sabernos capaces de superar nuestros límites. Aquí, ayudar recordar cómo nos sentíamos cuando alcanzábamos una meta sorprendiendo a propios y extraños. Cómo afrontábamos los problemas en pos de una victoria. La vida cambia, nuestra carrera docente se ve plagada aun de más cambios, a veces  imperceptibles pero muchas veces inevitables y necesarios. Asumir los errores como parte del aprendizaje nos dará el valor necesario para abrir la puerta del riesgo. Al otro lado, espera la sabiduría.

2. Tomarse un tiempo para tomar decisiones adecuadas. Si hoy en día el tiempo es el recurso más escaso, ¿cómo tomar decisiones acertadas en tan poco tiempo? En el desierto, al igual que en el diario vivir, existe un punto de inicio. Este es el momento de planificar y meditar calmadamente que acciones nos permitirán prevenir situaciones conflictivas que puedan presentarse a futuro. Dicho plan debe contemplar acciones a largo plazo, no para el día a día. Luego, el trabajo en equipo es indispensable al momento de decidir sobre situaciones que se presenten durante la expedición. La vida, al igual que el desierto, es fluctuante, y por tanto la planificación pueda estar sujeta a modificaciones. Es ahí cuando la comunicación con otros miembros del equipo es trascendental. Las decisiones que se toman en conjunto, acertadas o no, pero son fruto de la labor del grupo.

3. Reunir información. En el desierto, es necesario recurrir a quienes ya conocen el camino para obtener información valiosa que nos ayude a llegar al tesoro. La falta de información o los datos incorrectos nos guiarán a un fracaso rotundo. Hoy en día,  vivimos una era en la cual la actualización se vuelve esencial en nuestra labor. Así, la investigación se convierte en la actividad que nos permitirá anticipar situaciones desconocidas reduciendo así el riesgo a cometer errores. En nuestra labor diaria, actividades como la lectura, el diálogo con otros miembros de la comunidad educativa y la observación profunda son básicas a la hora de investigar.

4. Tener actitud ganadora. Si sales al desierto con un plan elaborado, sin temor al riesgo, y con la información suficiente, debes entonces mostrar actitud ganadora durante la jornada. Creer que será posible lograr el objetivo. Que las desavenencias del camino, los cambios del clima, las diferencias de opinión no sean razones para dejar de lado tus metas. Adentrarse en el desierto y buscar llegar a las montañas, y hallar la riqueza escondida allí. A diario, es el optimismo el arma necesaria para afrontar los avatares de la jornada, creer que las cosas saldrán bien, estar convencido de que se tendrá éxito.

Al finalizar el día, cada participante sale con la satisfacción de haber hallado una luz que lo guíe hacia la montaña, hacia aquel deseado oro. Aquel sitio no se halla muy lejos, pero llegar requiere de planificación, optimismo y valor. Busca tu oro personal y una vez que lo encuentres, recuerda que siempre puede haber más y será tiempo de iniciar una nueva expedición en el desierto. ¿Estás listo para iniciar? Éxitos. 

 


© 2019 Colegio Intisana