Convivencias en Miranda


Una oportunidad de trabajar el compañerismo en un ambiente diferente

Por
Javier Madrigal

Este año, como en años anteriores, los alumnos del Ciclo Medio fueron a Miranda de convivencia. Estas convivencias tienen una fuerte carga formativa. No es un día para no hacer nada, sino un día para entablar relaciones de amistad con nuestros compañeros en un ambiente diferente al normal de las clases.

Este año además, nos tenían preparada una sorpresa. En los equipos que se formaron para los juegos, había alumnos de las tres clases. Era una forma práctica de enseñarles que todos somos alumnos del curso –y no sólo los de la clase- y que la suma del pequeño esfuerzo de todos los componentes de los grupos formados para los juegos lograría la victoria, les permitiría alcanzar los objetivos marcados al principio.

También fue un momento importante para descubrir como una pequeña derrota en un juego puntual, no supone la derrota en la batalla. Una derrota puntual nos debe llevar a que hay que luchar nuevamente en una mejora personal a un cambio de estrategia, ya que la suma de las mejoras personales y de estrategias tiene como resultado la mejora del grupo. Por eso, equipos que iban perdiendo en los puntos de los juegos, como lucharon en el último juego, consiguieron ganar al final del juego. Igual que en la vida.

 


© 2020 Colegio Intisana