Chicos seguros y con personalidad


    [notice class="notice"] La mejor herramienta contra el bullying[/notice]

    [highlight class="blue"]PARA FORMAR ADOLESCENTES SEGUROS DE SÍ,[/highlight]

    [highlight class="blue"]HAY QUE FORTALECER EL AUTOESTIMA[/highlight]

    EN TODA comunidad humana hay, o puede haber, discusiones -más o menos acaloradas- entre sus miembros. Hay miembros de esas comunidades que por sistema y habitualmente, tratan de imponerse o imponer sus ideas a los demás haciendo un uso abusivo de su fortaleza física o psíquica.

    En los colegios, esas actitudes pueden pasar también. Y no siempre podremos hablar de acoso. Para que haya acoso escolar tienen que darse tres características simultáneamente: que se haga de forma continuada, que sea de forma deliberada y que se haga con intencionalidad y que se establezca una relación de poder o dominio sobre la persona agredida.

    Las familias acostumbradas a dedicar un tiempo diario a conversar con sus hijos -mejor si es un tiempo exclusivo para cada uno- tienen muchas probabilidades de llegar a tiempo ante estas situaciones de injusticia.

    Las diferencias entre los escolares son continuas. Las respuestas que ellos dan son variadas y no siempre son positivas, pero eso no quiere decir que estemos ante un caso de acoso. Están en un proceso de aprendizaje de estrategias sociales y hay que enseñarles a respetar las normas que se dan para todos.

    Actualmente hay un alarmismo infundado que no hace ningún bien a nadie.

    Javier Madrigal, con amplia experiencia educativa a nivel internacional, nos comenta que el primer error de los padres es creer que su hijo nunca va a pasar por una situación de injusticia similar. Todos en un momento determinado vamos a pasar por eventualidades y contratiempos en nuestras relaciones sociales.

    Consciente de esto, el padre o la madre deben anticiparse. Hay que tener presente si la forma que se está empleando para educar, está incidiendo favorablemente en que el menor desarrolle las condiciones necesarias para poder enfrentarse a estas situaciones y salir ileso

    La forma de anticiparse es trabajar en su autoestima y seguridad, que se lo logra dedicando tiempo, generando espacios para compartir en familia. A un chico, el ver que su padre hace un espacio en su agenda para pasar con él, lo hace sentir valioso e importante.

    A veces el estilo que se emplea para educar a los chicos, es la causa principal de que un adolescente posea el mejor perfil para que lo molesten. Es como si reuniera todas las características deseables para un acosador. Pasa cuando hay sobreprotección, cuando se forma en un ambiente de departamento, solo dentro de casa, entretenido con objetos y viendo poco a sus padres.

    Debemos permitir que su hijo resuelva situaciones a su nivel, solo, sin ayuda, sin la intervención de adultos, lo que permitirá afianzar su seguridad personal.

    [highlight class="yellow"]En el Intisana nos preocupamos de acompañar a los padres en el proceso formativo de sus hijos mediante charlas, conferencias, tutorías y con la labor diaria del profesor dirigente de cada grado y curso.[/highlight]
     

    [highlight class="blue"]CLAVES PARA PREVENIR[/highlight]

    - Fortalecer la autoestima del chico, haciéndolo sentir bien e importante como persona.

    - Buscar espacios para entablar conversaciones espontaneas donde nuestros hijos manifiesten lo que les está pasando.

    - Informar al niño o joven sobre lo que es el bullying y de qué forma podría presentársele.

    - Reforzar en que es deber de todo padre proteger a su hijo, sin necesidad de avergonzarlo.

    - Destacar las habilidades positivas que tenga su hijo. Y motivarlo a trabajar en sus defectos.

    - Mantener reuniones periódicas con el preceptor o dirigente responsable de su hijo en el Colegio.

     

     

    [highlight class="blue"]SEÑALES DE ALERTA[/highlight]

    - Cambios bruscos de comportamiento: se muestra agresivo, triste o aislado.

    - Cuando un chico no quiere asistir al colegio ni a ninguna reunión donde van a estar sus compañeros.

    - Pérdida de apetito y le cuesta conciliar el sueño.

    - Tiene dolores de cabeza y estómago con frecuencia.

    - Presenta golpes o moretones en su cuerpo sin una explicación lógica y convincente.

    - No lleva amigos o compañeros a casa y tampoco quiere ir donde ellos.

    [highlight class="blue"]SOBRE REDES SOCIALES[/highlight]

    - Cyberbullying: es una forma más de ridiculizar y devaluar al otro. Consiste en enviar mensajes, fotos, y vídeos ofensivos por varios medios de comunicación virtual.

    - Limitar el uso de redes sociales según la edad. Si se prohíbe el uso, puede haber más repercusiones malas que buenas.

    - Manejarlas juntos por un tiempo, para que su hijo plantee preguntas y usted las responda.

    - Informarles y prevenirles sobre lo positivo y negativo de las redes sociales: es importante que conozcan las consecuencias del mal uso de estas.

    - Los padres de familia deben dar mensajes positivos a sus hijos. Es importante decir frases como:

    “no es bueno que molestes a los demás”

    “hacer buenos amigos es la mejor inversión”

    “respeta a los demás para que te respeten a tí”


    © 2019 Colegio Intisana