Fracaso escolar: un problema principalmente masculino


Fracaso escolar: un problema principalmente masculino (1º Parte)

Fuente: www.elconfidencial.com


Los varones están en crisis desde el punto de vista educativo. En contra de lo que infundadamente piensa la mayoría de la sociedad y como demuestran los estudios, lejos de aparecer tímidas y desmoralizadas, las alumnas de hoy ensombrecen a los chicos. Consiguen mejores calificaciones. Tienen aspiraciones educativas más altas. Siguen programas académicos más rigurosos y participan en clases de alto nivel en mayor porcentaje. Muchas más chicas que chicos estudian en el extranjero. En el lenguaje técnico de los expertos, ellas se comprometen más académicamente. El fenómeno afecta por igual a todas las enseñanzas y ciclos. Es una realidad que se da en todo el territorio nacional, independientemente del color político de los diferentes gobiernos autonómicos y que trasciende nuestras fronteras. Sin embargo, las Administraciones educativas no parecen ser conscientes de esta problemática y de las consecuencias que puede provocar en un medio plazo.

Segunda clase de hombre

A principios de los años 90, el periódico londinense The Times advirtió de la posibilidad de dar lugar a una segunda clase de hombre, sin habilidades y sin empleo. También el Economist se refirió a los chicos como “el segundo sexo” del día de mañana. La revista Business Week, en mayo de 2003, publicó un preocupante artículo, How the educational system bombs out for boys, sobre cómo los chicos están siendo marginados por el sistema educativo, frente a unas chicas que, en igualdad de edad, los superan en capacidades. Le Monde de l´Education señaló recientemente la preocupación de los sectores educativos por la inadaptación de los chicos.

Judy Kleinfeld, profesora en la Universidad de Alaska, ha dedicado varios años al estudio de este fenómeno. Según sus investigaciones las niñas tienen bastante claro a qué quieren dedicarse en la vida y se esfuerzan desde pequeñas por conseguirlo. Sin embargo, los chicos están desnortados, sin ambiciones, ni ilusiones claras que les marquen o determinen su comportamiento y esfuerzo durante la juventud: "The girls are driven; the boys have no direction". Para encontrar solución a esta desorientación masculina Kleinfeld ha organizado un proyecto de ámbito nacional, “The Boys Project”, en el que trabajan investigadores y educadores de la talla de Sandra Stotsky, Michael Thompson y Richard Whitmire. Su objetivo: elevar la autoestima de los chicos y ayudarles a convertirse en hombres capaces de alcanzar las metas que se propongan con plena seguridad y confianza en sí mismos.

El Gobierno federal de los EEUU, desde 2004  ha mostrado un especial interés por la problemática específica de los chicos en edad escolar, adoptando diversas iniciativas al respecto.

En Inglaterra, impulsado por el Gobierno, se desarrolló el “Raising Boys’ Achievement Project” (2000-2004) con el fin de impulsar el rendimiento académico de los muchachos  muy inferior al de las niñas en los colegios británicos.

En Australia, el Gobierno Federal puso en marcha en el 2006 “The Success for Boys project”, un programa para ayudar a los profesores a comprender mejor a los muchachos y enseñar técnicas de docencia y aprendizaje más adaptadas a las capacidades y estilos masculinos.

En España, sin embargo, se ignora la existencia de un fuerte componente sexual en el fracaso escolar. Es un aspecto del que nunca se habla pero que los docentes viven diariamente. Se barajan otras muchas variables, la edad, la raza, el nivel económico, pero la variable relativa al sexo se ha extirpado de nuestros datos porcentuales. En consecuencia, no hay ninguna actuación para darle solución, ni experimental, ni administrativa.


© 2019 Colegio Intisana