Hay que romper el prejuicio de que diferenciar siempre es malo


Hay que   romper el prejuicio de que diferenciar es malo
Fuente: www.diferenciada.org


La educación diferenciada por sexos es motivo de controversia entre quienes la asocian a tiempos pasados y quienes la consideran el modelo ideal para que chicos y chicas superen sus dificultades formativas a determinadas edades. Lucía Calvo accedió a la dirección del colegio femenino Besana, en Madrid, tras su experiencia en la enseñanza pública. De la mano de la Fundación Canaria para la Educación y la Cultura, hoy defenderá las virtudes de la educación diferenciada y rebatirá algunas de las críticas que suelen dirigírsele en una conferencia que impartirá.

 
¿Por qué optar por la educación diferenciada? ¿Qué ventajas reporta este modelo educativo?

Tiene muchas ventajas, pero es una opción más. No es la panacea ni es para todos los alumnos. Supone un paso más hacia la personalización de la educación, dirigida a cada niño y cada niña y en un ambiente más coherente. La maduración de los niños y las niñas es distinta, al igual que sus ritmos.

¿Puede ser una vía para afrontar problemas como el fracaso escolar?

E s una vía muy posible. Se está viendo que los chicos se están quedando atrás en los niveles educativos mientras las chicas avanzan. Una de las posibles soluciones es organizar grupos diferenciados de niños y niñas con una metodología más adecuada. Hay investigaciones que dicen que uno de los problemas es que la enseñanza primaria está muy feminizada. La mayoría del profesorado son mujeres, que tendemos a organizar las clases como a nosotras nos gusta y quizá no tanto como es necesario y se adapta mejor a los modos de los chicos.

¿Qué resultados ha ofrecido en otros países donde está más extendida?


El año pasado, en un ránking de los ocho mejores colegios de Inglaterra, cuatro de ellos eran de educación diferenciada. Para evitar que los chicos se vayan quedando atrás, en países como Estados Unidos se ha vuelto a tener en cuenta la educación diferenciada.

En algunos países, como Alemania, se ha utilizado para corregir el desequilibrio que existe entre sexos a la hora de elegir titulaciones.

Las investigaciones dicen que una niña en un colegio de educación diferenciada tiende más que en uno mixto a elegir las asignaturas que tradicionalmente se consideran como de chicos: las ciencias, la informática, las ingenierías. Lo mismo pasa con los chicos y la literatura o el arte. Por eso me da rabia que se considere que las mujeres salen perdiendo con la educación diferenciada. En un colegio de educación diferenciada de chicas se procura que vean lo que les gusta, que desarrollen su personalidad al máximo en todos los aspectos. Con los chicos pasa lo mismo, pero las mujeres, desde luego, no salimos para nada desfavorecidas.

¿En qué tramos de edad es más recomendable la educación diferenciada?

Una es la Primaria, cuando las velocidades de maduración de niños y niñas son muy distintas, así como el interés por el trabajo o las manifestaciones externas. Ahí es importante ayudarles a desarrollar lo contrario de lo que tienen, lo que les falta. Otra etapa es la adolescencia y la preadolescencia. El adolescente tiene muchísimos "inputs" a lo largo de su día en los que tiene que saber centrarse. Para eso es importante la presencia del profesor o la profesora. En esa edad lo académico es importante, pero también pesa mucho lo personal. En un colegio hay muchas cosas que tener en cuenta, por lo que es importante matizar algunas en esta etapa. Luego, comprendo que la vida es mixta.

Se acusa a los defensores de la educación diferenciada de dar una apariencia científica a razones de carácter moral.

Hay cosas que funcionan bien, y de pronto alguien te plantea desde fuera: "¿Y tú por qué haces esto?". Nunca te lo has planteado, pero entonces lo haces, y sacas una experiencia de aquí, un estudio de allá, una estadística del otro lado, y empiezas a encontrar un fundamento a lo que haces y a profundizar en lo que te va funcionando. En un momento dado nos hemos planteado que esto tiene un fundamento científico. No es que lo estemos poniendo, es que lo hay.

¿Entonces no hay razones de índole moral en el fondo?

No. Decir que en el mundo los hombres están a un lado y las mujeres al otro no tiene sentido. Lo que sí es verdad es que a veces resulta mucho más fácil la formación moral, humana y humanística de los alumnos cuando se la transmite un profesor, y de las alumnas cuando lo hace una profesora, y cuando el grupo es homogéneo.

Los defensores de la educación diferenciada niegan su vinculación exclusiva a la enseñanza religiosa. Sin embargo, todos los centros que ofrecen este modelo en España son religiosos.

Si no son todos de carácter religioso, sí que tienen un sesgo religioso. Eso no es así en otros países. En Estados Unidos, Australia o Nueva Zelanda se ofrece educación diferenciada en el sistema público. En un momento dado, en nuestro país se dio la vuelta, por razones ideológicas, y si las clases no se hacían mixtas no se recibía la ayuda de las comunidades autónomas. Ante una situación así, si tienes una empresa tienes que sacar tu negocio adelante. ¿Qué haces? Conviertes tu colegio en mixto. Muchos de estos colegios que se han hecho mixtos más por obligación que por creencia volverían ahora a diferenciarse. Estamos intentando que el sistema público se interese por este tipo de metodología, pero somos conscientes de que supone enfrentarse a muchos prejuicios. Si utilizamos datos de los resultados que ha dado en otros países podremos corroborar la bondad de hacer algunas asignaturas en educación diferenciada. Pero sobre todo, la situación educativa en España es tan crítica que habría que considerar cualquier opción que pueda mejorar un poco, no sólo desde el punto de vista académico, sino también desde el del comportamiento en las aulas o el respeto hacia la figura del profesor. No es el único método, pero creo que ayudaría.

Puede que el factor sexual explique algunas diferencias en el rendimiento de los alumnos, pero no es el único. Hay otros, como el nivel cultural o de estudios de los padres, el tener alguna discapacidad.

¿No podría esgrimirse el mismo argumento para separar en estos casos, y no sería eso peligroso?

Tenemos que romper el prejuicio de que diferenciar siempre es malo. Obviar las diferencias a veces nos lleva a muchos problemas. No creo que haya que separar a nadie porque no tenga la misma inteligencia que el de al lado, pero hay que atender a esos alumnos especialmente, y si para hacerlo es necesaria una clase de apoyo sólo para ellos, hay que hacerlo. No siempre se diferencia para poner una etiqueta, sino para ayudar a superar esa diferencia, para ir otro ritmo.


© 2019 Colegio Intisana