Di cómo castigas y te diré quién eres


Dime cómo castigas y te diré quién eres
Artículo laborado a partir de otro redactado con la asesoría de la Orientadora Familiar Maite Mijancos y publicado en la revista “Hacer Familia”Nº 116, de octubre de 2003.
Dicen los expertos que a partir de los siete años y hasta que llega lo adolescencia, los padres nos enfrentamos a unos años tranquilos... Es el mejor momento para sembrar. Con razón se ha llamado a este período "edad de oro de lo educación". Sin embargo, el niño no nace educado,sino con "derecho a la educación". Nadie nace preparado para distinguir en cada momento qué debe hacer y qué es preferible dejar de lado. No educamos por caridad sino por justicia.
Quien no sea capaz de educar a sus hijos en algo tan sencillo y tan evidente como el gusto por las cosas bien hechas, está perdido. Se debe castigar y premiar, pero antes hay que saber cómo, cuándo y dónde. "Dime cómo castigas... y te diré cómo educas".

¿Cuándo empleamos mal los castigos?

Usando violencia verbal o física: la eficacia de la educación no se apoya en la fuerza de los gritos, sino en lo evidencia de las razones.
Cuando los padres ven que los hijos están equivocados o han actuado mal, Ia meta no es vencerles, sino más bien convencerles. Y en este punto es fundamental tener paciencia, pensar con lucidez y dialogar sosegadamente. Por eso es desaconsejable el grito: aparte de acostumbrarse a ser gritados, puede ser signo de fracaso educativo, de falta de autoridad, y suele provocar rechazo y resentimiento.

Cuando les quitamos actividades buenas: por ejemplo, el deporte.
Poniendo castigos desproporcionados: en ocasiones, por falta de paciencia, castigamos a nuestros hijos con condenas interminables que luego no se pueden cumplir. Otros castigos desproporcionados son los que recurren al miedo (por ejemplo castigarles en su cuarto con la luz apagada), o a Ia fuerza reiterada (en ocasiones es aconsejable una bofetada a tiempo, pero nunca el cachetazo continuo). Un niño nunca debe pasar miedo o terror durante un castigo, porque además de ser algo sádico, eso trauma. No te aconsejo tampoco que Ie castigues sin televisión pues Ia conviertes en un objeto deseable. Lo televisión nunca puede ser objeto de castigo o de premio, a no ser, por ejemplo, que hayan pactado que puede ver esa serie que tonto Ie gusto pero después de haber estudiado o arreglado su cuarto.

Tipos de castigos y como castigar

La mayor parte de los problemas educativos se ubican en uno de tres niveles o en Ia combinación de ellos. Profundizar en las motivaciones -¿qué sentimiento interno nos mueve a actuar de determinada forma?- ayuda o definir los castigos adecuados.

Nivel de motivación
1. Material
2. Inteligencia, Yo
3. Voluntad, Tu

Situación
1. Romper algo
2. Malas notas
3. Mentir

Castigo
1. Pagarlo, reponerlo
2. Estudiar hasta aprender
3. Contestar Reproche

Cuando nuestros hijos han actuado mal, el castigo debe ubicarse en el nivel de su error. Recurrir a otro nivel no soluciona el defecto. Así por ejemplo, un problema de estudios (nivel 2) no se soluciona quitándole lo mesada (nivel 1); una mentira, una respuesta alevosa, una desobediencia (nivel 3) no se arregla con horas de estudio (nivel 2).

Situaciones cotidianas

Malas contestaciones y falta de respeto a los padres: Esta situación es de nivel 3 y debe de cortarse de raíz, pues nadie puede querer a quien no respeta. En este caso, lo primero que hay que decir, con firmeza y seriedad, es que ese no es el trato que se Ie da a un padre. Más importante que ganarte la amistad de tu hijo es ganarte su respeto. Tu hijo no es tu igual, tu colega: eres mucho más para él. Igualarse con él no es elevar al hijo, es más bien estropearle. El castigo podría ser: si no respetas o tus padres, o a los adultos, tampoco puedes participar esta noche en la tertulia familiar. No consientas nunca las faltas de respeto ni Ie digas: "No me trotes así que yo no te trato así". El respeto de los hijos a los padres esta por encima de todo y esto no significa autoritarismo, sino autoridad. El respeto que nos deben nuestros hijos no esté reñido con la confianza que podemos establecer con ellos.

Malas notas: esto situación es de nivel 2 (Inteligencia). Tu hijo llega a casa con las notas y solo ha aprobado en deporte, inglés y religión. Entonces decides quitarle el fútbol, pero tu hijo es el portero de su equipo, es donde se siente feliz y pretendes que quitándole lo mejor que tiene, estudie. Piensas: "Hay que darte donde mas Ie duele". Esta es una equivocación. Siempre hay excepciones, pero como norma es mejor apoyarle en sus puntos fuertes (es deportista, tiene buen corazón, me quiere) para tirar de los débiles (estudia poco, ordena menos, llega tarde...). La idea es transmitir al niño que no es él contra su padre, que es su comportamiento lo que tiene que cambiar. Que el se auto castiga con su comportamiento, que no querríamos castigarle y que sufrimos al hacerlo. Que debe servirle para reparar, para reflexionar y hacerle cambiar. Ante esta situación, el castigo siempre debe ir encaminado a remediar la situación: primero, reflexionar con él por qué saca malas notas y segundo, el mejor castigo es poner un tiempo para el estudio, horas, dedicación y calidad.

Desorden: "Hoy sábado tuve que salir pronto de casa y dejé a todos en lo cama. A mi regreso esperaba que se les ocurriera lo normal: hacer lo cama, ordenar el pijama, los libros, los juegos... Pero nada, ¡no habían hecho nada! Estaban viendo lo televisión tranquilamente y además, sin desayunar". En este caso el nivel es el 3 y el castigo adecuado es ponerse a ordenar hasta acabar. ¿Por qué? Porque la virtud del orden se alcanza a base de repetición de actos, no de charlas, gritos, ni reproches.

Come mal y solo lo que le gusta: "Es desesperante, todo tiene que ser con ketchup". Pues quizá esté bien alimentado... pero está muy maleducado. Nos encontramos en el nivel 1. Por lo tonto, el castigo irá dirigido a que si no come lo que no Ie gusta, tampoco puede probar lo que más Ie apetece, porque de lo contrario Ie encapricharíamos y no estaríamos fortaleciendo su voluntad. Por lo tonto, no hay helado, o no hay el postre que Ie gusta.

Cuando rompen algo o no cuidan sus cosas: es otra situación del nivel 1 aunque también tiene parte de nivel 3 si han desobedecido. "Aquel sábado fuimos a cenar y les prohibimos a los niños poner películas pero desobedecieron y la película se rompió: se atascó en el VHS. Recordé aquella famosa anécdota de Gandhi cuando después de haber robado dinero a su padre y acercándose a pedirle perdón éste, como repuesta, Ie contesto llorando. Lo recordó siempre y nunca volvió a robar. En nuestro caso decidimos ponernos muy tristes y notamos que estaban realmente arrepentidos, y es que para un niño la mejor motivación y el mejor premio es la alegría de sus padres". Estos padres decidieron castigar a sus hijos con lo decepción (este castigo corresponde al nivel 3 por desobediencia). Otra forma de castigarles, centrados en el nivel 1, es por ejemplo, comprar con su dinero otra cinta de video, o limpiar la camiseta que han ensuciado por descuido, y por su puesto, no comprarle otra pelota inmediatamente después de perder lo que tenían, porque no valoraron las cosas. Lo que nunca se puede hacer es la sustitución rápida.

Ha hecho algo mal pero lo ha reconocido: "Mamá, pero te he dicho la verdad", los padres nos preguntamos: ¿le castigo o no? "Mira que le he dicho mil veces que no salte en la cama porque la va a romper, y al final la ha roto". Lo correcto es explicarle que le castigas por su desobediencia, porque si además hubiera mentido, el castigo sería doble. Se reconoce su sinceridad pero tiene que ser consciente de su acto. Como ha roto lo cama, dormirá con la cama torcida unos cuantos días para que sea consciente de su actuación.

Además:

No levantes el castigo porque te lo suplique: además de perder autoridad, el niño se acostumbra a no enfrentar las consecuencias justas de sus actos.
Ponte de acuerdo con tu pareja: si mamá levanta los castigos impuestos por papá o viceversa, se restan autoridad mutuamente.
Permítele que se explique antes de imponerle el castigo: nunca es lícito aplicar sanciones sin oír antes lo versión del acusado. Sin embargo, si se trata de faltas de respeto evidentes, actúa de inmediato y con firmeza. No temas perder su amistad; precisamente si te respeta te querrá: nadie ama a quien no respeta.
Si castigas, también debes premiar o felicitar: no te fijes solo en lo que hace mal. Si de seis camisas hay cinco arrugadas y una bien doblada, felicítale por esa que está en orden. Esto exige abrir bien los ojos, porque el cansancio y la frustración nos empujan a ver en grande todo lo malo y a no ver nada de lo bueno.
Recuerda que castigas por justicia, no para molestarle: por eso, a los 9 o 10 años pueden de común acuerdo, el niño y tu, establecer que castigo se le impone por su comportamiento.


© 2020 Colegio Intisana