Hay que cambiar la mentalidad


La pérdida de año puede tener muchas causas y las podemos identificar en la estructura educativa actual. Sin embargo, hay causas físicas, como un inadecuado desarrollo de la psicomotricidad que no le permita identificar conceptos para luego sistematizarlos en el cerebro, también podemos mencionar la falta de hábitos de estudio o el poco gusto por la lectura y por último la falta de atención de los padres que influye mucho en el estado de ánimo y en el rendimiento de los alumnos.

Ahora, también tenemos que ver las tendencias de la juventud actual. Una que es muy fácil de identificar sobre todo en los chicos de secundaria, es el facilismo en los deberes, se copian, pagan por que les hagan un trabajo, bajan de Internet y hacen el clásico copia y pega o se inventan cualquier excusa para faltar a clases y eso hace que su rendimiento baje.

Lo que los padres tienen que hacer para ayudar a su hijo a ser un buen estudiante es ser un complemento de la escuela, no deben dejar al colegio con la responsabilidad de educar a los chicos. Es importante que estén al tanto de todo lo que pasa con el desarrollo y el aprendizaje de sus hijos. También deben inculcarles valores, de esta manera están ayudando a que sean responsables y honestos en todos sus actos.

Los profesores también tenemos nuestra parte en esta problemática, porque estamos dando una educación demasiado condicionante. No atendemos las reales necesidades de los chicos, pues creemos que con cumplir un programa y calificar tareas estamos educándolos adecuadamente. En definitiva, la motivación es la clave para que tanto la escuela y la familia eduquen de buena manera.

Profesor Hernán Sánchez

Artículo publicado en el Suplemento Vida Sana, sección Educación / Los Hijos, del Diario El Comercio, el 17 de noviembre de 2004.

 


© 2020 Colegio Intisana