Las normas de casa y las normas de nuestros hijos (2º parte)



Las normas de casa y las normas de nuestros hijos

Fuente: www.solohijos.com

Por Elena Roger Gamir, Pedagoga del Gabinete Pedagógico Solohijos.

Todos en casa tenemos normas. A veces no somos conscientes de ellas porque ya forman parte de nuestra manera de vivir. Un niño de 2 años sabe, intuitivamente, que los papeles del despacho de su padre no se tocan. ¿Por qué? Por que en otras ocasiones que ha intentado coger esos papeles su padre se ha disgustado con él, por lo que concluye lógicamente que esos papeles no se deben tocar. Ya está hecha la norma.

Pero en otras ocasiones es conveniente dedicar un tiempo a pensar cuales queremos que sean las normas de nuestra casa así como los objetivos que perseguimos como familia. Los padres deberíamos dedicar un tiempo a hacer un proyecto de futuro involucrando a todos los miembros de la familia, estableciendo normas, objetivos y consecuencias. Se trata, sencillamente, de tener una dirección a donde dirigirnos.

Normas para niños de cuatro a seis años
Estas son las normas que "entienden" los niños de cuatro a seis años si somos claros en trasmitirlas, es decir, son las normas de la casa:

  • No se pega en ninguna circunstancia.
  • Recojo las cosas que saco.
  • Limpio lo que ensucio.
  • Me visto y desvisto solito. Si tengo problemas, pido ayuda a mis padres.
  • Después de cenar, me lavo los dientes sin que me lo recuerden.


Pero si no sabemos trasmitirle estas normas, los niños concluirán sus propias normas, es decir, las normas de los niños:

  • Si estoy enfadado con mi madre, le puedo pegar. Ella también me pega a mí.
  • Si no recojo todos mis juguetes o tardo mucho, mis padres me ayudan para acabar antes.
  • Soy muy pequeño y no puedo limpiar lo que ensucio. Ni siquiera lo que sí podría limpiar.
  • Si no me visto solo por la mañana, mis padres me ayudarán para no llegar tarde al colegio.
  • Después de cenar, mi padre me lava los dientes si yo no lo hago.

 

Normas para niños de siete a nueve años

Estas son las normas que "entienden" los niños de siete a nueve años si somos claros en trasmitirlas, es decir, son las normas de la casa:

  • Me levanto a la primera y me visto rápido. A la hora de salir, mis padres me llevarán al colegio tal y cómo esté.
  • Hago yo solo los deberes y si tengo algún problema, mis padres me ayudarán.
  • Si no hago los deberes, el profesor me castigará sin patio.
  • Entre semana no se ve la tele.
  • He de cumplir mis obligaciones familiares sin que me lo recuerden mis padres

Pero si no sabemos trasmitirle estas normas, los niños concluirán sus propias normas, es decir, las normas de los niños:

  • Si por la mañana no me visto, mis padres me esperarán (a pesar de reñirme) para que yo no tenga que ir en pijama al colegio.
  • Si me distraigo con los deberes, mis padres me ayudarán todo lo necesario para que yo los lleve al día siguiente bien hechos.
  • Si no hago los deberes, mis padres se enfadarán y me vigilarán para que los haga.
  • Entre semana no me dejan ver la tele pero si insisto mucho puedo conseguir ver los dibujos.
  • Si mis padres no me persiguen para que haga mis obligaciones familiares, no es necesario hacerlas.

 

Normas para niños de diez años en adelante

Estas son algunas normas que "entienden" los niños de diez años en adelante si somos claros en trasmitirlas, es decir, son las normas de la casa:

  • No me quejo porque siempre puede ser peor.
  • Nunca pego. Me defiendo con las palabras.
  • La casa es de todos y yo colaboro. No soy un invitado.
  • Defiendo a mis hermanos y nunca los acuso.
  • Limpio lo que ensucio sin que me lo digan.
  • Digo la verdad aunque no sea fácil.
  • No falto el respeto a nadie y menos a mis padres.
  • Hago lo que debo y no solo lo que me apetece.
  • Hago mis obligaciones cuando debo y no cuando quiero.
  • Si estoy enfadado con alguien, cuento hasta 20 antes de contestar.
  • Si eso no es suficiente, salgo de la habitación y me voy a solas para no "estallar". También puedo escribir en mi diario.
  • Antes de pedir ayuda, intento varias veces solucionarlo yo solo.
  • Yo soy capaz de hacer cualquier cosa bien hecha. Solo he de concentrarme e insistir.
  • Aprendo de mis errores y trato de mejorar con ellos. Equivocarse es bueno.
  • Reconozco mis errores y pido perdón por ellos.
  • Pido ayuda a mis hermanos antes que a mis padres.
  • Mis padres no son mis esclavos. Les ayudo para que tengan tiempo libre. como yo.
  • Mis padres me corrigen y castigan porque me quieren.
  • Obedezco a la primera.
  • Intento averiguar la verdad antes de juzgar.

 

Normas para niños de diez años en adelante

Si no sabemos trasmitirle estas normas, los niños concluirán sus propias normas, es decir, las normas de los niños:

  • No ayudo a mis hermanos y menos a mis padres.
  • Pego e insulto siempre que es necesario.
  • Intento solucionar las cosas a la primera y si no lo consigo entonces abandono.
  • Como a escondidas. Mi cuerpo y mi salud NO me importan. ¡Lo importante son las galletas!
  • Miento y engaño para evitar las consecuencias.
  • Obedezco a la décima vez y nunca a la primera.
  • Soy un chivato. Cuanto más castiguen a mis hermanos, ¡MEJOR!
  • Grito y hablo con desprecio. Así me respetarán mis hermanos y me obedecerán.
  • Los demás son mis esclavos. Están en este mundo para servirme.
  • Me gusta estar de mal humor y fastidiar la alegría de los demás. Así me harán caso a mí y solo a mí.
  • No soy puntual. No me importa que los demás esperen.
  • Solo hago caso "de lo que me toca". Lo que les toca a los demás es problema de ellos.
  • Esta casa es un HOTEL. No me importan los sentimientos de los demás y menos los de mis padres.
  • Hago mis obligaciones cuando quiero, nunca cuando debo.
  • Hago lo que me apetece, no lo que es correcto.
  • Jamás me sacrifico por los demás. Ellos no son importantes.
  • No agradezco los favores de los demás. ¡Yo me lo merezco todo!
  • Cuando discuto con mis padres, la última palabra la digo yo.
  • Yo soy lo más importante de esta casa. Los demás no importan.
  • Siempre que puedo fastidiar a mis hermanos.¡fastidio!¡Es muy divertido ver cómo se molestan!
  • Tengo excusa para todo.
  • Haga lo que haga, la culpa es de los demás.
  • ¿Para qué pedir perdón si yo nunca tengo la culpa?

 


© 2019 Colegio Intisana