Lo que no debe decirse


Lo que no debe decirse
Por: Tomas Melendo
Hay algunas frases que no deben decirse, no tanto por la expresión en sí, sino por la actitud que manifiesta en los padres y los hijos perciben desde muy pequeños, y por el daño que a estos pudiera causarle.

Como sencillo memorandum, estas diez frases conviene eliminar de nuestro repertorio: 

1. «¡A mí no me haces esto!» (demuestra más amor propio que afecto hacia el hijo).

2. «Esto no se lo cuentes a papá (o a mamá)» (destruye la fuente del amor y el crecimiento familiar: la unión de los cónyuges).

3. «No sirves para nada, eres un egoísta, un embustero...» (descalifica globalmente al chico y refuerza el ejercicio del tipo de conductas que pretendemos corregir).

4. «Has hecho lo que tu querías, ahora ¡arréglatelas!» (además de orgullo herido, manifiesta falta de «simpatía y compromiso» con  el hijo o la hija).

5. «Dime la verdad, de lo contrario...» (muestra desconfianza y sustituye el amor por la amenaza).

6. «¿Dónde has estado? ¿Qué has hecho? ¿Quién había?» (constituye una agresión a la intimidad, que más bien cierra cualquier posibilidad de comunicación).

7. «Haz lo que quieras, con tal de dejarme en paz» (hace poco me contaron que un chico explicaba a sus amigos que sus padres no lo querían «porque me dejan hacer lo que quiero»).

8. «Mira qué buena es tu hermana, cómo estudia, cómo ayuda» (olvida que cada persona es única y fomenta los celos, las envidias, la competitividad malsana…).

9. «La ha traído la cigüeña, o bien, son cosas que no te interesan». (imposibilita que se establezcan lazos en torno a una de las esferas en que los hijos más lo necesitan; arroja el amor a la categoría de lo innoble y dificulta cualquier posterior conversación sobre este tema).

10. «Mira que Dios te va a castigar» (distorsiona inevitablemente la imagen de Dios como Padre amoroso; sustituible con ventaja por algo como: «Dios te ve siempre, quiere tu bien, y sería estupendo que lo tuvieras muy contento»).


© 2020 Colegio Intisana