¿Niños bien educados?


¿Niños bien educados?

Fuente: www.sontushijos.org


 María Campo.

Directora Escuelas Infantiles Kimba.
Licenciada en Pedagogía.
Especialista en Dificultades de Aprendizaje - DDAA Suiza, máster en orientación familiar.
Diplomada en magisterio de educación infantil y actualmente miembro de un proyecto de investigación sobre la educación en valores de la Universidad de Navarra.

Probablemente todo aquel que comience leyendo este artículo pueda preguntarse el por qué de tratar este tema. Es curioso que en el año 2012, cuando prácticamente está ya todo inventado, haya la necesidad de hablar acerca de los buenos modales.

Ya digo, es curioso, pero también necesario. A día de hoy, el comportamiento de los jóvenes nada tiene que ver con el de nuestros mayores en su época. Hace años ni siquiera existía la necesidad de plantear este tema porque era algo que iba implícito con la persona. Había comportamientos o situaciones que, directamente, no se permitían.

Sin embargo, hoy damos prioridad al desarrollo cognitivo antes que al comportamental, que se ha dejado de lado. Tener un hijo inteligente está, en muchos casos, por encima de los buenos modales. Muchos jóvenes son incapaces de pararse apensar en los demás, literalmente, aplastan al que tengan al lado. Alguno que otro saluda o da las gracias y, en estos casos, nos asombramos porque ha sido educado…

La situación a la que hemos llegado hoy en día viene motivada porque actualmente se consideran los buenos modales simplemente como una imagen, un protocolo, un modelo a seguir. Pero es mucho más que eso, a través de ellos mostramos respeto hacia los demás. Por eso, tienen que aprender a hacer las cosas bien hechas, no sólo para respetar a los demás, sino para respetarse a ellos mismos.

Muchos niños tratan muy mal a los padres, también a los abuelos. Esto es algo que no se puede permitir. Nunca deben faltar al respeto a una persona y mucho menos a sus padres. Por eso es tan importante centrar la atención en que no es sólo imagen, va más allá, es, también, el modo en que aprenden a tratar las relaciones afectivas. Detrás de cada conducta hay un hábito que puede influenciar en un aprendizaje mal adquirido, en un vicio.

Por lo tanto, desde que son pequeños hay que educar a los hijos en los buenos modales. ¿Cómo? Principalmente, sirviéndoles nosotros, los padres, de ejemplo a seguir. Les tenemos que hacer conscientes de que al lado hay personas que tiene unas necesidades que respetar.

Algunos ejemplos de los buenos modales que debemos enseñar a nuestros hijos, sobre todo en lo que se refiere al respeto a los demás, son éstos:

  • Respetar a las personas.
  • No gritar, ni chillar y siempre intentar sonreír.
  • Decir las cosas buenas de los demás, no las malas y menos delante de otros.
  • Evitar las palabras malsonantes y ofensivas a los demás.
  • Saber escuchar. No interrumpir a los adultos cuando están hablando.
  • No chillar ni protestar a las personas mayores, prestarles atención.
  • Valorar el trabajo de los demás.
  • Saludar al entrar o salir de casa.
  • Dejar pasar en la calle o al ir a entrar a algún recinto. 
  • Ceder el asiento a las personas que puedan necesitarlo.
  • Dejar las cosas en orden, tanto en casa como en el colegio.

Todo esto requiere paciencia y tiempo por nuestra parte. Es algo que tenemos que trabajarlo con los años para hacerles conscientes de las necesidades de los demás, sin olvidarnos que padres, hermanos, abuelos y las relaciones que se mantienen entre ellos son, principalmente, los responsables de su buena educación.

 


© 2020 Colegio Intisana